Genética y conservación
23/04/12 12:59

Los biólogos predicen la extinción de los organismos que presentan genes de baja calidad

Imagen de una mosca de la fruta.
Imagen de una mosca de la fruta.

Los biólogos evolutivos de la Universidad de Toronto han descubierto que los individuos que presentan una baja calidad genética pueden tener una descendencia con cromosomas incluso inferiores a los suyos, lo que apunta que, con el paso de sucesivas generaciones, dicha especie podría extinguirse.

Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) predice que los organismos con tales deficiencias genéticas podrían experimentar un aumento en el número de mutaciones en su ADN mayor en comparación con los individuos que presentan una alta calidad en sus  genes. La investigación se realizó en moscas de la fruta cuyo sencillo sistema reproduce aspectos de la biología de sistemas más complejos, por lo que los hallazgos podrían tener implicaciones para los seres humanos.

"Las mutaciones juegan un papel clave en el cáncer y otros problemas de salud que afectan a los seres humanos y otras especies", dice Nathaniel Sharp, investigador del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva (EEB) y autor principal del estudio. "Nuestra investigación sugiere que los problemas es probable que se agraven con el tiempo, dando lugar a una crisis de mutación que puede devastar las poblaciones en peligro de extinción y aumentar el riesgo de problemas de salud en aquellas familias cuya genética es pobre".

El científico y profesor del EEB, Aneil Agrawal, analizó la acumulación de mutaciones en la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster), concretamente en tres cromosomas principales. Para manipular la calidad genética se introdujeron mutaciones dañinas en tercer cromosoma de la mosca. Luego observó cómo la presencia de estas mutaciones afecta la aptitud del segundo cromosoma más de 46 generaciones.

"Las copias del cromosoma dos en las cepas con la mala calidad genética en el cromosoma tres reducen a su vez su calidad entre dos y tres veces más rápido que aquellos con buenas copias del cromosoma tres, lo que sugiere que la calidad genética de los pobres eleva la tasa de mutación", dice el experto. Aunque el mecanismo subyacente sigue siendo desconocido, podría estar ligado a cómo un individuo afectado es menos capaz de reparar ADN o es más susceptible al daño en el mismo.

Las moscas de la fruta son especialmente útiles para los estudios genéticos de este tipo, dado que se pueden analizar los genes de miles de moscas mucho más rápido que en los mamíferos. Además, las moscas apenas necesitan cuidados y se reproducen rápidamente, lo que permite estudiar varias generaciones en tan sólo unos pocos meses.

Los investigadores, no obstante, también consideran que estos mecanismos tienen una parte positiva: "Una elevada tasa de mutación en condiciones de estrés genético o ambiental también podría acelerar la adaptación a nuevos ambientes", dice un experto.

Más Información
Idiomas disponibles: Inglés
Genes y extinción

Cualquier cambio genético en una población en peligro de extinción puede aumentar el riesgo de desaparecer definitivamente. Se trata de grupos pequeños, que tienden a tener cada vez una menor diversidad genética, lo que supone reducir su capacidad de adaptación a los cambios del entorno, esencial para sobrevivir. Además, con tan pocos miembros, es inevitable la endogamia, que implica menor tasa de reproducción y supervivencia.

La genética, es pues clave. Por eso se está utlizando para evaluar la situación de poblaciones consideradas en peligro, una información que luego se utiliza para elaborar los planes de conservación. El objetivo: aumentar la biodiversidad y reducir la endogamia.

Lynxexitu
 
Powered by