Genética y conservación
04/06/12 16:51

La población de lince ibérico en Andalucía se triplica en nueve años y alcanza los 312 ejemplares

Las actuaciones realizadas logran la mejora de todas las poblaciones, que se encuentran en Andújar-Cardeña, Guadalmellato, Guarrizas y Doñana-Aljarafe
Hocico, un pequeño lince.
Hocico, un pequeño lince.

El número de linces ibéricos en Andalucía se ha triplicado en los últimos nueve años hasta alcanzar los 312 ejemplares, según el censo de 2011 elaborado por los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Esto se debe a las acciones realizadas dentro de los proyectos de conservación, que han logrado mejorar todas las poblaciones de esta especie ubicada en las zonas de Andújar-Cardeña, Guadalmellato, Guarrizas y Doñana-Aljarafe.

El censo de lince ibérico en 2011 ha supuesto un incremento del 13% de ejemplares respecto a los 275 linces censados el año panterior en todo el territorio andaluz y del 231% frente a los 94 registrados en 2002. Estos datos confirman la tendencia general a la recuperación experimentada por el felino en los últimos años. A lo largo de casi una década la Junta de Andalucía ha liderado distintas iniciativas de acción avaladas por la Unión Europea como el proyecto Life-Lince.

En cuanto a la evolución de la población del lince, son especialmente significativos los datos correspondientes a la zona de Doñana-Aljarafe, donde el número de ejemplares se ha duplicado en los últimos años, pasando de los 41 linces censados el año 2002 a 88 en 2011. El incremento del 240% en la superficie ocupada por los felinos y en el número de hembras territoriales (19, frente a las 17 del año 2010) son variables vinculadas a las actuaciones desarrolladas en el marco del proyecto Life-lince, y muestran que la población de Doñana-Aljarafe podría estar empezando a salir de su crítica situación.

En este sentido, los últimos trabajos de muestreo en la comarca de Doñana han permitido comprobar que este aumento de la superficie que ocupan los linces en la zona se relaciona directamente con las actuaciones realizadas por la Consejería de Medio Ambiente para la mejora de hábitat y de las poblaciones de conejo, principal especie presa del lince. El dato más destacable es la formación de un nuevo núcleo poblacional en Aznalcázar-La Puebla, en la provincia de Sevilla, donde viven 14 linces.

Hembras territoriales

Además del número total, las estimaciones realizadas por la Consejería de Medio Ambiente han permitido registrar otros importantes incrementos en las variables poblacionales regionales, tales como el número de hembras territoriales, ejemplares de los que depende en gran medida el potencial reproductor de la especie en libertad. Las hembras asentadas en un territorio y en edad reproductiva han crecido este año hasta las 76, 13 más que el año previo y muy por encima de las 27 contabilizadas en 2002, cuando se consiguieron los primeros resultados del seguimiento mediante fototrampeo. Asimismo, también se confirma la mejora del éxito reproductor de la especie en el medio natural dado el aumento del número de cachorros, que actualmente se estima en 86 en Andalucía, registrándose 58 cachorros más que en 2002.

Finalmente, la superficie total de distribución de la especie ha crecido hasta situarse en 861 kilómetros cuadrados, cifra que el año pasado se calculaba en 709 kilómetros cuadrados. A pesar de ello, este año aún no se ha incluido en los datos de superficie la nueva población de Guadalmellato (Córdoba) ni Guarrizas (Jaén), formada gracias a una actuación pionera de reintroducción emprendida por la Junta mediante la suelta en la zona de tres parejas procedentes de Sierra Morena y una hembra de Doñana, lo que ha propiciado los primeros fenómenos de conexión natural entre poblaciones, crucial para combatir la endogamia y el aislamiento que han comprometido el futuro de la especie.

El valle del río Guarrizas fue seleccionado como segunda zona de reintroducción en 2010. La novedad más interesante es que, por primera vez, dos cachorros hembra nacidos en cautividad se liberaron junto a otros tres ejemplares (dos machos y una hembra) procedentes de la población de Andújar-Cardeña.

En cuanto a la mejora poblacional, se ha dado por igual en ambas zonas. Así, Sierra Morena (Andújar-Cardeña) ha multiplicado sus parámetros poblacionales entre tres y cuatro en los últimos 10 años, incrementando la superficie con presencia de lince y mejorando también notablemente el resto de variables poblacionales. Por su parte, Doñana parece estar abandonando la crítica situación vivida años atrás, y ha aumentado notablemente la superficie con presencia de linces, fenómeno acompañado por un 115% más de población, un 111% más de hembras territoriales, y un aumento del 67% en el número de cachorros.

En la actualidad, la Junta de Andalucía realiza un seguimiento anual del lince a fin de conocer el estado de las poblaciones y valorar del éxito de las actuaciones de conservación ejecutadas en el contexto del proyecto Life lince. En esta línea, además de la iniciativa pionera de reintroducción llevada a cabo en Guadalmellato y Guarrizas, otra actuación importante es el mantenimiento de 169 convenios de colaboración con propietarios y sociedades de cazadores que permiten realizar actuaciones de gestión del hábitat del conejo y del lince en 180.840 hectáreas de terrenos, además de realizarse en las 3.334 hectáreas de fincas propiedad de la Junta que cuentan con presencia de lince.

Proyecto 'Iberlince'

La Junta de Andalucía lidera el actual proyecto Life Iberlice para la conservación del lince Ibérico. Esta iniciativa amparada por la Unión Europea, aúna a 18 administraciones, empresas, asociaciones y organizaciones no gubernamentales bajo el objetivo común de aumentar la población de este felino en un 66% en los próximos cinco años, lo que permitiría rebajar un peldaño el grado de amenaza de la especie según los criterios internacionales de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Entre los objetivos marcados por este tercer proyecto, están recuperar la distribución histórica del lince ibérico a través de las áreas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura y Portugal, así como reforzar los números de la especie, tanto en existencia de ejemplares como en poblaciones, estableciendo nuevas áreas identificadas como apropiadas.

Idiomas disponibles: Inglés
Genes y extinción

Cualquier cambio genético en una población en peligro de extinción puede aumentar el riesgo de desaparecer definitivamente. Se trata de grupos pequeños, que tienden a tener cada vez una menor diversidad genética, lo que supone reducir su capacidad de adaptación a los cambios del entorno, esencial para sobrevivir. Además, con tan pocos miembros, es inevitable la endogamia, que implica menor tasa de reproducción y supervivencia.

La genética, es pues clave. Por eso se está utlizando para evaluar la situación de poblaciones consideradas en peligro, una información que luego se utiliza para elaborar los planes de conservación. El objetivo: aumentar la biodiversidad y reducir la endogamia.

Lynxexitu
 
Powered by