Genómica
05/06/12 18:09

Al alcance de la mano: secuenciar el genoma ya no es prohibitivo

El genoma humano fue el primero en ser secuenciado.
El genoma humano fue el primero en ser secuenciado.

La exponencial reducción en los costes y el tiempo que se tarda en secuenciar el genoma de un ser vivo que se ha experimentado en la última década ha eliminado las principales trabas que impedían abordar la composición genética de otros organismos, abriendo un nuevo campo a los investigadores que hasta ahora les estaba vedado y permitido sólo a unos pocos.

Localizar las partes que forman la información genética de un individuo –en un ser humano son 30.000 letras que se repiten formando distintas 'frases'-- y ponerlo en orden es una operación muy complicada. Lograr componer la secuencia genética implicaba una inversión enorme de dinero y también de tiempo. Hace diez años generar el del primer humano necesito de 2.700 millones de dólares y de más de una década de trabajo de los invesgtigadores.

Hoy los costes para un proyecto similar se encuentran en el entorno de los 25 millones de dólares y la secuenciación puede estar terminada en sólo unos años. En consecuencia, el desarrollo tecnológico de los últimos años, que ha conllevado una la drástica reducción de costes y tiempos, ha revolucionado la genómica y permitirá un análisis mucho más detallado de los seres vivos.

De hecho, se ha logrado eliminar los factores principales que estaban restringiendo la investigación a un pequeño número de organismos y, en la actualidad, científicos de todo el mundo están implicados en el propósito de lograr el genoma de más de 10.000 especies de vertebrados para poder estudiar su evolución desde este nuevo prisma.

No obstante, la secuenciación del genoma de la mayoría de los mamíferos sigue siendo un reto para las nuevas tecnologías de ensamblaje debido a que se basan en contar con numerosas secuencias cortas que pueden ser difíciles de alinear y montar.

En cualquier caso, la evolución de estas nuevas técnicas está avanzando hacia la producción de lecturas más largas y la creciente disponibildad de genomas moderadamente relacionados entre sí permite tener un apoyo a la hora de ensamblar los nuevos. Por ejemplo, el proyecto para descifrar el genoma del bonobo (un gorila) está basado en exclusiva en la tecnología Roche-454, una de las recientes formas de ensamblaje, gracias a las ventajas que supone contar con el genoma de chimpancés, que son parientes muy cercanos (con un 99.6% de similitudes en la secuencia pese al 1.5 millones de años de divergencia).

Una prueba de la capacidad de estas nuevas técnicas que se están desarrollando es la secuenciación del genoma del panda, que ha sido ensamblado a partir de pequeñas secuencias de ADN y sin la guía de la secuencia completa de un animal genéticamente cercano.

Idiomas disponibles: Inglés
En vanguardia

Genómica quiere decir vanguardia tecnológica. Tecnología punta y ya no tan cara. El primer paso se dio al leer los cerca de las 3.000 millones de 'letras' que forman el genoma humano. De eso hace diez años y con ello se abrió un nuevo mundo de posibilidades para la biología, la medicina y también a las ciencias que estudian la evolución de las especies.

En una década la evolución exponencial que ha experimentado la tecnología de la genómica ha permitido reducir sustancialmente los costes de secuenciación genética, lo que ha permitido ampliar el abanico de especies analizadas. El genoma del panda fue desentrañado en 2010 y en la actualidad científicos de todo el mundo persiguen el objetivo de secuenciar más de 10.000 especies de vertebrados para estudiar su evolución.

Lynxexitu
 
Powered by