Genómica
23/06/12 18:20

Descifrado el genoma del bonobo, el mono 'hippye'

Dos bonobos en actitud relajada.
Dos bonobos en actitud relajada.

Los llaman los 'monos hippies'por su talante sereno, juguetón y porque, ante un problema o conflicto, prefieren literalmente 'hacer el amor y no la guerra', incluso entre miembros del mismo sexo. Es el bonobo, nuestro pariente más cercano junto al chimpancé y el único de los grandes simios del que no se tenía su mapa genético. Ulundi, una hembra del Zoo de Leipzig, ha sido la encargada de prestar su ADN para hacer historia. Científicos de 20 laboratorios de ocho países --entre ellos España-- han logrado secuenciar su genoma.

La investigación, coordinada por Kay Prufer y Svante Paabo, del Max Plank Institute (Alemania), ha sido publicada en julio de 2012 en la revisa Nature. Con la información genética de este simio al completo y disponible, los científicos están comparándola con la del chimpancé (cuyo genoma se obtuvo en 2005). Se espera que esta información ayude a desentrañar las causas de su comportamiento.

Se separaron del hombre hace unos seis millones de años y hace tan sólo un millón de años la formación del río Congo en Africa hizo que evolucionaran como especies distintas. Chimpancé (Pan troglodytes) y bonobo (Pan paniscus) comparten el ADN en un 99,6% y tienen muchas semejanzas fisicas, sin embargo tienen comportamientos sociales y sexuales diametralmente opuestos.

Los chimpancés viven en una sociedad dominada por los machos, que tienen comportamientos agresivos, pelean por ser el dominante, por el territorio y por acceder sexualmente a las hembras, y se asocian para guerrear entre grupos. Nada más lejos de los bonobos, que suelen estar subordinados a las hembras, no compiten excesivamente por el rango y, que se sepa, no se producen agresiones letales entre grupos. En comparación con los chimpancés, los bononos son juguetones y tienen una intensa vida sexual, a menudo entre individuos del mismo sexo.

Por el momento, se ha descubierto que ambos difieren del ser humano en un 1,3% de su genoma, pero en zonas distintas, es decir, que en algunas de las secuencias de ADN en las que se diferencia el chimpancé del hombre son diferentes a las que varían entre el hombre y el bonobo, según explica el jefe del grupo de Genómica de Primates del Instituto de Biología Evolutiva (UPF-CSIC) y único español participante en el proyecto, Tomàs Marquès-Bonet.

Los investigadores han localizado unos "genes candidatos" que podrían contribuir a aclarar el origen de estas diferencias de comportamiento. Los biólogos funcionales serán los que deberán retomar los trabajos en laboratorio (con ratones transgénicos utilizados como organismos modelos) para observar si las mutaciones en esas regiones del material genético pueden estar ligadas a su comportamiento. No obstante, el bioinformático Kay Prüfer señala que cualquier comportamiento está influenciado por cientos o incluso miles de genes, no uno o un puñado. "La posibilidad de que cambiando uno de repente se convierta usted en un bonobo no creo que vaya a suceder", asegura.

Pero ante todo, hay que tener paciencia, porque como recuerda Marqués-Bonet "este tipo de estudios son muy caros y lentos. Obtener resultados del análisis de esas regiones en profundidad igual puede tardar diez años". Para el investigador barcelonés, el bonobo es un animal clave desde el punto de vista biológico porque no hay demasiados casos en la naturaleza donde se puedan estudiar cambios evolutivos tan rápidos."Que esto haya pasado con la especie más cercana al hombre, para estudiar en vivo como la genética luego afecta al comportamiento es muy importante", remarca.

El gorila es el tercer pariente más cercano con el hombre, con el que comparte un 98,25 por ciento del ADN, seguido por el orangután, con el 97%. La investigación ha aportado además nuevas pistas sobre la evolución de los chimpancés. "Cuando utilizamos el genoma del bonobo para examinar partes del ADN del chimpancé que han sido importantes en la evolución reciente de este simio, encontramos evidencias firmes de que la resistencia a los patógenos ha sido una fuerza importante en la configuración del gen", dice la investigadora Jane Kelzo.

Idiomas disponibles: Inglés
En vanguardia

Genómica quiere decir vanguardia tecnológica. Tecnología punta y ya no tan cara. El primer paso se dio al leer los cerca de las 3.000 millones de 'letras' que forman el genoma humano. De eso hace diez años y con ello se abrió un nuevo mundo de posibilidades para la biología, la medicina y también a las ciencias que estudian la evolución de las especies.

En una década la evolución exponencial que ha experimentado la tecnología de la genómica ha permitido reducir sustancialmente los costes de secuenciación genética, lo que ha permitido ampliar el abanico de especies analizadas. El genoma del panda fue desentrañado en 2010 y en la actualidad científicos de todo el mundo persiguen el objetivo de secuenciar más de 10.000 especies de vertebrados para estudiar su evolución.

Lynxexitu
 
Powered by