Genómica
20/06/14 11:58

Ovejas: la misma keratina en el estómago rumiante que en la piel

La oveja del tipo Téxel, especializada en la producción de carne, ha sido la elegida para obtener el genoma de esta raza.
La oveja del tipo Téxel, especializada en la producción de carne, ha sido la elegida para obtener el genoma de esta raza.

El metabolismo de las ovejas está directamente relacionado con la producción de su lana y las características de su piel. Un equipo internacional de científicos ha logrado secuenciar el genoma de este animal, uno de los primeros en convertirse en ganado, desvelando algunos de sus secretos. Esperan que sirva, entre otras cosas, para mejorar la producción de las granjas mediante técnicas de reproducción basadas en el análisis genetico.

El estudio, que se ha publicado en la revista Science, es fruto del esfuerzo de un total de 26 instituciones  y organismos científicos de ocho países: Arabia Saudí, Australia, Dinamarca, China, Estados Unidos, Francia, Nueva Zelanda y Reino Unido, que forman el Consorcio Internacional de Genómica de la Oveja.  Este rumiante, del que se calcula que existen 1.000 millones de ejemplares en el mundo, tiene una particular importancia económica, dado que es capaz de sobrevivir en lugares donde la calidad de las plantas es muy baja y producir tres elementos de valor: carne, leche y lana.

Se han necesitado ocho años de trabajo para lograr un genoma de calidad, que se ha obtenido a partir de muestras de un macho y una hembra de oveja Texel, una raza significativa en la producción de carne. "Las ovejas fueron uno de los primeros animales en ser domesticados para criarlos como ganado y son todavía una parte importante de la ganadería mundial. Entender más sobre sus características y funcionamiento genetico nos puede ayudar a criar generaciones más sanas y productivas", explica en una nota de prensa el professor Alan Archibald del Roslin Institute.

Los científicos compararon la infromación genetica procedente de distintos animales, incluyendo cabras, vacas, yaks, cerdos, camellos, caballos, perros, e incluso ratones y comadrejas, además del hombre. Esto les permitió identificar 4.850 genes que comparten  con alguna especie por proceder de un antepasado común (genes ortólogos). De esta forma se pudo trazar el árbol evolutivo de la oveja y descubrir que se separaron de las cabras y del resto de los rumiantes hace unos cuatro millones de años.

Una de las características de la oveja es su estómago, que al igual que en otros rumiantes está dividido en cuatro compartimentos para poder transformar la lignina de las plantas en proteínas animales que pueden digerir. Se estima que este tipo de hervíboro surgió hace entre 35 y 40 millones de años.

La parte dedicada a rumiar (rumen) del estómago de la oveja tiene unas características sorprendentes: tienen mucha keratina en su superficie, algo que también ocurre en la piel del animal. La keratina es una sustancia que está presente en humanos en la formación de las uñas y del pelo y que le confiere firmeza y flexibilidad.

En este sentido, los científicos han descubierto la existencia de un gen, que han llamado Trichohyalin-like 2 (TCHHL2), que juega un papel crucial en la presencia de esta sustancia en la superficie del estómago rumiante y en su piel, y que se considera que es un gen específico de los mamíferos (aunque en otros animales no esté activo o tenga otra función).

Min Xie, el responsable del proyecto en el BGI destacó que el disponer del genoma de la oveja "nos ofrece la oportunidad de investigar las bases genéticas de la evolución de los rumiantes y del metabolismo de los lípidos de su piel. A partir de este estudio se pueden abrir nuevas vías de investigación para aumentar el conocimiento sobre este ganado. Asimismo, facilitará la selección de la raza utilizando marcadores genéticos para lograr unos animales que den productos de gran calidad".

Por su parte, el profesor Briean Daleymple, del Commonwealth Scientific and Industrial Research Organisation's Animal Food and Health Sciences explica que "investigamos el genoma completo para determinar qué genes son los que están presentes con el fin de descubrir y entender qué es lo que hace a este animal único y diferente del resto".

Dada la importancia económica de la producción de lana, "nos centramos en los genes que suponíamos que podían tener relación en la creación de la lana y en la producción de la grasa que ésta tiene, la lanolina", añade. En este aspecto, los investigadores encontraron un subgen de la familia de genes que están involucrados en la creación de osamentas, al que han llamado LCE7A. Está activo en el estómago rumiante de la oveja y también en la piel y se piensa que tiene relación con la formación de la lana. Asimismo, se asume que otros genes llamados MOGAT, que también se han encontrado en el ADN de la oveja, facilitan la producción de lana.

Entidades participantes

Las instituciones que han colaborado en este proyecto son: de Australia CSIRO, La Universidad de Nueva Inglaterra y la Universidad de Sydney; desde China e BGI-Shenzhen; la Universidad de Agricultura de Mongolia, el Instituto ATCG, así como el Nei Mongol Bio-Información; el  Instituto Kunming de Zoología; el Instituto Lanzhou de Zootecnia y Ciencias Farmacéuticas; la Universidad de Ciencia y Tecnología de Macao; la Universidad A & F; y la Universidad Agrícola de Sichuan.

Por parte de Dinamarca intervino la Universidad de Copenhague; mientras que de Francia aportó a sus investigadores el INRA; de Nueva Zelanda el AgResearch y la Universidad de Otago; y de Arabia Saudita la Universisdad King Abdulaziz. En cuanto al Reino Unido han participado el KTN de Biociencia; el centro de Genómica de Edimburgo, el Laboratorio Europeo de Biología Molecular, y el Instituto de Bioinformática Europeo, así como el Instituto Roslin, el Instituo Wellcome Trust Sanger y la Universidad de Edimburgo.

Por último, desde EE.UU. han parcicipado Baylor College of Medicine, la Unidad de Investigación de Enfermedades Animales del USDA-ARS, así como la Universidad Estatal de Utah y la Universidad del Estado de Washington.

Idiomas disponibles: Inglés
En vanguardia

Genómica quiere decir vanguardia tecnológica. Tecnología punta y ya no tan cara. El primer paso se dio al leer los cerca de las 3.000 millones de 'letras' que forman el genoma humano. De eso hace diez años y con ello se abrió un nuevo mundo de posibilidades para la biología, la medicina y también a las ciencias que estudian la evolución de las especies.

En una década la evolución exponencial que ha experimentado la tecnología de la genómica ha permitido reducir sustancialmente los costes de secuenciación genética, lo que ha permitido ampliar el abanico de especies analizadas. El genoma del panda fue desentrañado en 2010 y en la actualidad científicos de todo el mundo persiguen el objetivo de secuenciar más de 10.000 especies de vertebrados para estudiar su evolución.

Lynxexitu
 
Powered by