Investigación
13/06/13 10:17

Los doce de Lynxgenomics

Imagen de Granito. - Linexitu

Candiles es el ejemplar de lince ibérico escogido por los científicos para desentrañar el genoma de esta especie. Pero no es el único que se está analizando. El equipo del proyecto Lynxgenomics está trabajando en paralelo en leer el ADN de otros diez linces ibéricos, cuatro procedentes de la población existente en Doñana (Huelva) y seis de la de Andújar (Jaén), y de un lince europeo. El resultado de este proceso –llamado re-secuenciación--, será una base de datos genética que permitirá abrir un nuevo y extenso campo de investigación: el de las variaciones entre linces ibéricos.

Pavón, Almoradoux, Gazpacho y Borja proceden de las arenas de Doñana, mientras Arcex, Fran, Daman2, Beta, Jeme y Jub se han criado en Sierra Morena, los dos núcleos de población de esta especie existentes en la actualidad. Estos diez linces ibéricos son machos, nacidos entre 1987 y 2010 y en su mayoría están vivos, salvo Borja, Pavón, Almoradux y Arcex. Todos ellos han sido elegidos tras un minucioso proceso de selección.

Así, para este estudio se ha tratado de elegir ejemplares lo menos emparentados posible, lo que se ha podido hacer con la ayuda de análisis específicos, buscando en los marcadores moleculares --genes que indican la presencia de una característica en un ser vivo-- que se vienen utilizando en la especie. La razón por la que se eligió que todos fueran del sexo masculino es porque un varón posee los cromosoma X e Y, mientras las hembras son XX y por tanto carecen de cromosoma Y.

Además, se prefirió seleccionar linces que se encontraban en cautividad, dado que de ellos se tiene más información, tanto sobre su estado como sobre sus camadas, que están perfectamente estudiadas. De entre los individuos en libertad, se escogieron aquellos que de los que se sabía que habían tenido bastante descendencia. Por lo que respecta al ejemplar de lince europeo, es un macho mantenido en el zoo de Córdoba.

En resumen, se cuenta con linces macho de distinta procedencia y familia para poder contar con la mayor diversidad de perfiles genéticos posible para después poder realizar comparaciones. En cuanto a la labor de secuenciación –el proceso por el que el genoma se fragmenta en pequeños trozos para después leerlos y ensamblarlos cada uno en su lugar--, en estos linces el genoma ha tenido un tratamiento distinto al de Candiles. La razón es que el de Candiles será el ADN 'tipo' del lince, el que representará a la especie y el primero en ensamblarse. Por eso servirá de referencia para reconstruir los restantes. En consecuencia, mientras en Candiles se ha analizado cada base unas 200 veces con el fin de lograr colocarla en el lugar correcto dentro de la estructura del genoma, en este grupo de linces la información genética se ha secuenciado algo menos de 30 veces, es decir con una intensidad seis veces menor.

El estudio de este grupo de linces complementará la información que se extraiga de Candiles y permitirá obtener una radiografía completa de la situación actual en la que se encuentra la especie en el plano genético, así como conocer mejor cuál ha sido su evolución a lo largo del tiempo. "Se podrá caracterizar la variación genética existente en la población de lince e inferir los procesos evolutivos que han dado lugar a ella, además de establecer su historia demográfica", explica el responsable del proyecto, José Antonio Godoy.

En este sentido, se comprobará si, como se supone, hace un siglo en la Península existía una población abundante de linces que se ha ido reduciendo hasta llegar a los escasos trescientos ejemplares existentes hoy en Andalucía, e incluso conocer si este felino ha visto mermado su número en otras ocasiones anteriores (los denominados cuellos de botella).

De la comparación de la secuencia obtenida de estos animales se espera identificar cientos de miles de variantes repartidas por todo el genoma. Su análisis permitirá detectar los posibles cambios que han podido ser clave para la supervivencia de la especie a lo largo de miles de años y le han permitido adaptarse a variaciones de hábitat y clima y también luchar contra nuevas enfermedades.

Existen ejemplos de cambios cruciales para la evolución en otras especies como en el hombre, que en el Neolítico desarrolló la tolerancia de adulto a la leche, lo que le permitió aumentar sus recursos alimenticios y por tanto su supervivencia; o el tomate, al que que varios cambios genéticos consecutivos permitieron adaptarse al frío y sobrevivir a las glaciaciones que terminaron con otras muchas especies que no consiguieron adaptarse.

Lynxgenomics aportará una base de datos genéticos a través de la que se podrá obtener una panorámica global de la variación presente en la especie y evaluar, con una precisión y detalle antes imposibles, cómo le ha afectado al lince su declive reciente , señalando, por ejemplo, qué genes o regiones genómicas han perdido más diversidad. Así, se podrá prestar atención a los genes del sistema inmunitario, ya que se ha comprobado que cuanta mayor variedad genética hay en una especie su capacidad para hacer frente a enfermedades también aumenta.

Por último, el análisis de los linces ibéricos podría servir de base para la identificación de los genes responsables de las variaciones naturales presentes en la especie, como por ejemplo el tamaño de las manchas que caracterizan el pelaje del lince, o de los defectos genéticos que puedan aparecer como consecuencia del deterioro genético sufrido por la especie. Existen indicios que sugieren que los problemas genéticos del lince ibérico están influyendo en su fertilidad, cosa que la genética puede ayudar a entender y desentrañar. En otras especies estos efectos llegan a ser muy evidentes, como en el caso del Cóndor de California, que padece una alta frecuenica de enanismo.

En cuanto al lince euroasiático, un felino de mayor tamaño que el ibérico y que difiere de éste en muchos aspectos, secuenciarlo permitirá comparar los niveles de diversidad genética entre ambas especies y establecer las diferencias genéticas que se han acumulado desde que compartieron un antepasado común hace alrededor de un millón y medio de años y que han hecho distintos a ambos linces.

Se espera que esta información ayude a mejorar el manejo de las poblaciones del lince ibérico y a incrementar su diversidad genética, de forma que, poco a poco, deje de ser el felino más amenazado del mundo.

Idiomas disponibles: Inglés
El genoma al completo

El principal objetivo de esta investigación es generar el primer genoma de un lince, que nos brindará una importante información sobre el mecanismo de transmisión de la información genética, la evolución de esta especie, el declive de su diversidad biológica y sus consecuencias.

Las piezas genéticas han sido identificadas en la EBD y mandadas a la CNAG, el organismo responsable de colocarlas en el orden correcto (secuenciación). Cuando se culmine el proceso en 2012 los científicos deberán afrontar un nuevo reto: interpretarlo y compararlo con los genomas de otros felinos.

Lynxexitu
 
Powered by