Investigación
16/05/14 14:32

El lince, en un posible vórtice de extinción

Una espiral descendente, la representación de un vórtice.
Una espiral descendente, la representación de un vórtice.

El lince puede estar en un 'vórtice de extinción', una espiral que conduciría a su desaparición irremisiblemente si no se adoptan medidas extraordinarias para paliar su deterioro genético, según concluye un estudio del CSIC. La secuenciación del genoma del este felino será un paso en esta dirección.

De que la combinación de diveros factores como la pérdida de habitat, cambios sustanciales en el entorno –como por ejemplo ocurrió con las enfermedades que afectaron al conejo, principal presa del lince—y otras circunstancias pueden reducer el número de indivduos de una población hasta que finalmente se alcanza un punto de no retorno, lo que significa que la especie no puede recuperarse y se extingue.

Una población más pequeña implica una mayor proporción de cruces entre parientes y el aumento de endogamia, lo a su vez conlleva un empobrecimiento genético y una pérdida diversidad. Estos animales son más vulnerables a nuevas enfermedades, tienen más dificultades a la hora de amoldarse a variaciones del entorno e incluso tienen una menor capacidad de reproducción, lo que conduciría a generaciones cada vez más débiles.

Como consecuencia, se formaría una espiral en la que las poblaciones seguirían haciéndose más y más pequeñas hasta que, llegado un punto, aunque elimináramos todos los condicionantes y factores externos que habrían influido en poner en marcha este proceso, éste sería ya imparable.

La existencia de vórtices de extinción se ha podido constatar en algunas especies de invertebrados, pero no así en vertebrados, debido a la falta de datos históricos. Por tanto, el caso del lince sería el primero en documentarse.

La investigación, que se ha publicado en la revista Conservation Biology está encabezada por Francisco Palomares, del departamento de Biología de la Conservación de la Estación Biológica de Doñana, ha contado con la colaboración de los científicos José Antonio Godoy; José Vicente López-Bao; Alejandro Rodríguez; Severine Roques; Mireia Casas-Marce; EloyRevilla y Miguel Delibes.

Los científicos han comprobado que en Doñana el número de hembras es cada vez menor, el tamaño de las camadas se ha reducido y la edad en la que los jóvenes se 'independizan' ha crecido. Además, se está perdiendo diversidad genética mientras que en paralelo se está incrementando la mortalidad, de forma que el nivel de muertes se está manteniendo pese a haber disminuido los atropellos de linces en las carreteras del entorno del espacio protegido.

El estudio considera que los cambios que también se observan en la proporción de sexos y en la dispersión de las crías puede deberse al azar, mientras que el menor tamaño de las camadas y la mortalidad puede tener su origen en la endogamia. Los autores argumentan que el deterioro simultáneo de los aspectos demográfico y genético "puede explicar la falta de éxito de los esfuerzos de conservación" del lince ibérico en Doñana.

Para llegar a esta conclusión se ha analizado un periodo de 25 años de la población de lince ibérico en el área protegida de Doñana y su entorno, concretamente de 1983 a 2008, utilizando una muestra de 150 felinos. Así, se ha revisado la evolución de los registros de mortalidad excluyendo las muertes por accidente de tráfico, trampas o disparos; además se han comparado los tamaños de las sucesivas camadas, la tasa de supervivencia de crías, la edad en las que éstas consiguen un territorio propio donde establecerse y la proporción de sexos.

Por último, se analizaron muestras de tejidos para determinar la variación genética en la población a lo largo de este periodo; además también se evaluó la diversidad genética en ciertos genes que son importantes para la respuesta inmune frente a patógenos.

Los datos demográficos fueron obtenidos mediante captura de ejemplares de lince ibérico, su rastreo por radio así como con el muestreo de huellas, sometiendo a revisión las madrigueras durante el periodo de reproducción y cría, y a través de las imágenes captadas por cámaras trampa. En cuanto a la información genética, se extrajeron muestras de sangre o tejidos de distintos linces capturados o muertos, así como de especímenes de museo.

Mortalidad multiplicada por 10

Se compararon un periodo temprano comprendido entre 1983 y 1998 y el más reciente, comprendido entre 2002 y 2008. Así, se constató que la mortalidad por causa natural es diez veces mayor en el segundo periodo.

Además, las camadas son cada vez más pequeñas, en el primer periodo la media era de 3,1 crías por cada hembra y año, mientras que en la época más reciente la media es de 2,2, un 27% menos. Se ha descartado que esto tenga algo que ver con una falta de alimento, dado que en las zonas en cuestión el número de conejos era abundante.

Esta reducción en el número de crías supone nuevos riesgos, ya que además de la pérdida de diversidad la relación entre sexos puede verse seriamente alterada. Un desequilibrio que podría llegar hasta el punto de que sólo nacieran ejemplares de un sexo a lo largo de varios años, lo que tendría resultados catastróficos. En Doñana en la actualidad la población de linces está alejada de la ratio adecuada, que sería la misma proporción de machos que de hembras. Antes de 1998 la proporción era igualitaria, sin embargo, en el periodo más reciente había más hembras que machos (si la igualdad entre ambos sexos sería 0,5 la presencia de machos está en el 0,3).

En cuanto a la supervivencia de los adultos, en 25 años ha descendido pasando del 75% al 61%. Además, los jóvenes cada vez abandonan antes la camada para establecerse en su propio territorio, pasando de 3 años a dos en el caso de las hembras y de 4 años a tan sólo uno en el caso de los machos.

Respecto a la diversidad genética, en 2008 al menos el 70% de los antepasados de los 23 linces adultos estudiados procedían de la zona de Coto del Rey, dentro del Parque Nacional, lo que indica un alto grado de consanguinidad en la población. Los análisis genéticos han constatado esta decadencia y han comprobado que se produce lo que se llama 'pérdida de heterocigosidad', un el fenómeno por el cual las dos copias que existen de cada gen (cada copia proviene de uno de los progenitores) cada vez son más frecuentemente idénticas, lo que supone un mayor probabilidad de que se expresen defectos genéticos y una pérdida progresiva de diversidad.

Por último, en los últimos años se ha constatado una alta incidencia de enfermedades que señalan a que los linces son más vulnerables a los patógenos. Todo esto hace concluir a los científicos que Doñana está en un vórtice de extinción y que son necesarias actuaciones específicas para tratar de atajarlo.

Idiomas disponibles: Inglés
El genoma al completo

El principal objetivo de esta investigación es generar el primer genoma de un lince, que nos brindará una importante información sobre el mecanismo de transmisión de la información genética, la evolución de esta especie, el declive de su diversidad biológica y sus consecuencias.

Las piezas genéticas han sido identificadas en la EBD y mandadas a la CNAG, el organismo responsable de colocarlas en el orden correcto (secuenciación). Cuando se culmine el proceso en 2012 los científicos deberán afrontar un nuevo reto: interpretarlo y compararlo con los genomas de otros felinos.

Lynxexitu
 
Powered by